Pages

lunes, 2 de septiembre de 2013

Órdenes cerebrales por internet. Ciencia

Un saludo de su amigo Sören Garza (hombre), desde México.

 


Órdenes cerebrales pasan por internet

SE DESCUBRIÓ QUE...Luis González de Alba

2013-09-01, domingo

 

 

 

Cuando era niño leí una novela de ficción científica en la que un sabio extraordinario lograba mantener vivos una decena o más de cerebros aislados y flotando en un suero que les daba los nutrientes necesarios, luego los conectaba y hacía una máquina de pensar formidable. La novela se llamaba, creo, El Supercerebro. No recuerdo la trama, pero de seguro terminaba mal y los cerebros emprendían el dominio del mundo y era urgente destruirlos. Algo así.

 

Luego, hace poco, un amigo médico, Mario Ortega, me envió una nota acerca de dos cerebros de rata conectados y compartiendo pensamientos por internet. "La telepatía no es real. No puede usted leer mentes sin nada excepto herramientas con las que haya nacido. Pero añada un poco de alambrado y comienza el cambio. Un equipo científico de la Universidad Duke ha conseguido que dos ratas piensen en sincronía con sólo algunos aumentos".

El experimento está documentado en Scientific Reports y trata de dos cerebros conectados de forma literal. El equipo de Duke implantó electrodos en centros motores de ambos cerebros y entrenó a una sola de las ratas a presionar una palanca cuando viera una luz, experimento que hemos hecho todos los que pasamos por estudios de conductismo: asociar la presión de la palanca a que caiga un trozo de comida es el más sencillo del condicionamiento operante. Luego con un alambre conectaron los electrodos: la tarea aprendida pasó al cerebro de la segunda rata y sin condicionamiento previo supo ejecutar la operación de mover la palanca.

 

Todavía hicieron algo más: en vez de la señal generada por la rata con entrenamiento, enviaron a la segunda rata una señal generada por computadora. Ejecutó la tarea sin intermedio de otra rata. Después enviaron la señal a Brasil por internet. "Ambas variantes trabajaron igualmente bien, sin importar la distancia ni el origen de la señal": con un 72 por ciento de éxitos.

Sólo imaginemos lo que plantea el equipo de Duke: Algún día podríamos ser capaces de emitir nuestros pensamientos de forma directa a nuestros cuates por la web…

Una nota en línea de la Universidad Washington anunció, el pasado 27 de agosto, la primera interfase cerebro-a-cerebro en humanos. Un investigador envió una señal de su cerebro al de otro por internet y con ella controló movimientos de la mano en su colega. "Rajesh Rao envió una señal de su cerebro al cerebro de Andrea Stocco, al otro extremo del campus, y Stocco movió un dedo sobre un teclado".

Tratándose de humanos, es muy importante que la interfase no fuera invasiva, como en las ratas de Duke, provistas de electrodos implantados en el cerebro. Los investigadores de Washington jugaron un popular juego de computadora con sus mentes, provistos sólo de gorros para la recepción de ondas cerebrales. Uno de ellos, Andrea Stocco, usó un estimulador magnético sobre la corteza motriz izquierda y su dedo índice se movió, involuntariamente, para apretar el botón "dispara" en esta primera demostración de interfase cerebral humana.

Así que, mientras los investigadores de la Universidad Duke demostraron que era posible la comunicación cerebro-a-cerebro entre ratas, "e investigadores de Harvard ya lo habían hecho entre un humano y una rata, Rao y Stocco creen que han realizado la primera demostración de una interfase de cerebros humanos".

"Si internet es la forma de conectar computadoras", dice el investigador Andrea Stocco, "ahora puede ser la forma de conectar cerebros". Y lo hicieron por conexión inalámbrica, sin cables ni, sobre todo, peligrosos electrodos implantados en el cerebro de uno y otro.

Los investigadores grabaron video de esta demostración en ambos laboratorios. Aquí lo tienen, editado y en alta resolución:

http://homes.cs.washington.edu/~rao/brain2brain/index.html

En cuanto a las inmediatas dudas morales, dejan claro: "No hay forma de que la tecnología actual pueda ser empleada en otra persona sin su conocimiento o sin su participación voluntaria".

 

Fuente: http://www.milenio.com/cdb/doc/impreso/9190406


--
La libertad no hace felices a los humanos..., simplemente los hace humanos.

--
Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo "Francia" de Grupos de Google.
Para anular la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus correos electrónicos, envía un correo electrónico a francia+unsubscribe@googlegroups.com.
Para publicar una entrada en este grupo, envía un correo electrónico a francia@googlegroups.com.
Visita este grupo en http://groups.google.com/group/francia.
Para obtener más opciones, visita https://groups.google.com/groups/opt_out.

0 comentarios:

Publicar un comentario