Pages

domingo, 15 de enero de 2017

''Canción de otoño en primavera'', Rubén Darío. Poema

 

Un saludo de su amigo Sören Garza (hombre), desde México.

 

 

 

Canción de Otoño en Primavera

Rubén Darío

 

 

Juventud, divino tesoro,

¡ya te vas para no volver!

Cuando quiero llorar, no lloro...

y a veces lloro sin querer...

 

Plural ha sido la celeste

historia de mi corazón.

Era una dulce niña, en este

mundo de duelo y de aflicción.

 

Miraba como el alba pura;

sonreía como una flor.

Era su cabellera obscura

hecha de noche y de dolor.

 

Yo era tímido como un niño.

Ella, naturalmente, fue,

para mi amor hecho de armiño,

Herodías y Salomé...

 

Juventud, divino tesoro,

¡ya te vas para no volver!

Cuando quiero llorar, no lloro...

y a veces lloro sin querer...

 

Y más consoladora y más

halagadora y expresiva,

la otra fue más sensitiva

cual no pensé encontrar jamás.

 

Pues a su continua ternura

una pasión violenta unía.

En un peplo de gasa pura

una bacante se envolvía...

 

En sus brazos tomó mi ensueño

y lo arrulló como a un bebé...

Y te mató, triste y pequeño,

falto de luz, falto de fe...

 

Juventud, divino tesoro,

¡te fuiste para no volver!

Cuando quiero llorar, no lloro...

y a veces lloro sin querer...

 

Otra juzgó que era mi boca

el estuche de su pasión;

y que me roería, loca,

con sus dientes el corazón.

 

Poniendo en un amor de exceso

la mira de su voluntad,

mientras eran abrazo y beso

síntesis de la eternidad;

 

y de nuestra carne ligera

imaginar siempre un Edén,

sin pensar que la Primavera

y la carne acaban también...

 

Juventud, divino tesoro,

¡ya te vas para no volver!

Cuando quiero llorar, no lloro...

y a veces lloro sin querer.

 

¡Y las demás! En tantos climas,

en tantas tierras siempre son,

si no pretextos de mis rimas

fantasmas de mi corazón.

 

En vano busqué a la princesa

que estaba triste de esperar.

La vida es dura. Amarga y pesa.

¡Ya no hay princesa que cantar!

 

Mas a pesar del tiempo terco,

mi sed de amor no tiene fin;

con el cabello gris, me acerco

a los rosales del jardín...

 

Juventud, divino tesoro,

¡ya te vas para no volver!

Cuando quiero llorar, no lloro...

y a veces lloro sin querer...

¡Mas es mía el Alba de oro!

 

 

Fuente:

 

http://www.los-poetas.com/a/dario1.htm

 

--
Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo "Francia" de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a francia+unsubscribe@googlegroups.com.
Para publicar en este grupo, envía un correo electrónico a francia@googlegroups.com.
Visita este grupo en https://groups.google.com/group/francia.
Para acceder a más opciones, visita https://groups.google.com/d/optout.

miércoles, 4 de enero de 2017

Red Flor de Lis / Astrologia Karmica Evolutiva



 

Astrología Kármica Evolutiva

 


Estamos condicionados a influencias astrales de acuerdo a la ley de la Causa- Efecto. Una vez que hagamos la "corrección", tomando consciencia de nuestros patrones automáticos del subconsciente, podremos trascender los astros. Para ello debemos asumir responsabilidad de nuestras creaciones, dejando de lado el victimismo.

Separa tu cita para comenzar el año manifestando realidades de manera consciente, creando tus propias profecías.

Valor: S/120.00

Facilita: Ana Karina Sandoval, Comunicadora y Canal Espiritual


El Retorno al Árbol de la Vida
Introducción a la Kabbalah


Tercera Edición del Taller

"Kabbalah es la perenne enseñanza de los atributos de la divinidad, de la naturaleza, del universo y del destino del hombre" Julio C.Stelardo

La Kabbalah es una sabiduría antigua que revela cómo el universo y la vida funcionan. En un nivel literal, la palabra Kabbalah significa "recibir". Y es el estudio de cómo recibir la plenitud en nuestras vidas.

Kabbalah no es una religión ni una doctrina sino una sabiduría espiritual, que existen leyes en el Universo que son reglas espirituales y que debemos seguirlas para nuestro crecimiento.

Como todas las tradiciones espirituales, la Kabbalah puede aprenderse hasta cierto punto, pero en realidad debe "experimentarse". En este camino están los misterios prontos para ser develados; corresponde al estudiante el darse cuenta, que el camino es individual.

Contenido del Curso

• El cortocircuito del Jardín del Edén
• El Árbol del Conocimiento
• El Retorno al Árbol de la Vida
• Las 22 letras hebreas
• Las 10 sefirot
• La esfera oculta del conocimiento
• Los pilares del templo
• La shekinah y la física cuántica
• Los 72 nombres de Dios
• El Adam Kadmon
• Los kabbalistas judíos, cristianos cátaros y musulmanes sufíes
• Cómo meditar cabalísticamente
• Oraciones Kabbalistas
• La Kabbalah como forma de vida

Fecha: Sábado 21 de enero de 1:30pm a 18:00 horas
Lugar: Av. 2 de mayo, San Isidro (dirección exacta a los inscritos)

Facilita: Karina Sandoval, Licenciada en comunicaciones, canal espiritual

Incluye: Material encuadernado y CD con música cabalista

Valor: S/ 120.00 soles

Para reservar cupo, realizar el depósito en cualquiera de las siguientes cuentas y enviar la constancia a redflordelis@gmail.com. Máximo 15 personas

Banco de Crédito
ahorros soles 193-13907976-0-58
Titular de la cuenta: SANDOVAL CACERES ANA KARINA
Código cuenta interbancario 00219311390797605818

Banco Continental:
Ahorros Soles
0011 0383 0200210259 74
Titular de la cuenta: SANDOVAL CACERES ANA KARINA
Código Interbancario: 011-383-000200210259-74


 


Red de la Flor de Lis - Derechos Reservados - http://www.redflordelis.com

Si no ves bien este correo, haz click aquí

Si no desea recibir más boletines, responder con el asunto: DESUSCRIBIR

 


--
Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo "Red de la Flor de Lis" de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a redflordelis+unsubscribe@googlegroups.com.
Para acceder a más opciones, visita https://groups.google.com/d/optout.

miércoles, 28 de diciembre de 2016

''Año nuevo'', Pedro Antonio de Alarcón. Cuento

 

Un saludo de su amigo Sören Garza (hombre), desde México.

 

 

Año nuevo

Pedro Antonio de Alarcón

 

 

Cuando ciertos días del año, al tiempo de vestiros, reparáis en que el chaleco no pesa lo suficiente, y os preguntáis con asombro: «¿Qué he hecho yo de la paga de este mes?», acuden a vuestra imaginación tan pocas cosas dignas de aprecio, que apenas halláis haber disfrutado placeres o adquirido mercancías equivalentes a tres reales de vellón.

 

Pues lo mismo acontece cuando, en la más melancólica de las noches (la noche de San Silvestre, confesor y papa), os preguntáis con melancólica extrañeza: «¿Qué he hecho de los 365 días y seis horas de este año?»

 

Y es que, en la una como en la otra ocasión, sólo recuerda vuestra memoria cuatro estremecimientos de tal o cual especie; corbatas que se rompieron; guantes que se ensuciaron; embriagueces de amor o de vino que se disiparon a las pocas horas; días de gloria o de regocijo, que terminaron en su infalible noche; conversaciones que se llevó el aire; ratos de frío y de calor; mucho desnudarse y vestirse; mucho acostarse y levantarse; mucho comer y volver a tener apetito; mucho dormir; mucho soñar; haber llorado algunos días, creyendo un dolor eterno; haber reído y gozado más que nunca pocos días después; soles de primavera que se pusieron; lluvias que cayeron y se secaron... ¿Y qué más? —¡Nada más! ¡Y lo mismo siempre! ¡Y el año pasado como el anterior! ¡Y el año que llega como el que acaba de pasar! ¡Y todo so pena de morirse!

 

¡Ay! los años son cifras hechas en el aire con el dedo. —La vida es una lucha con la muerte, lucha en que el hombre se bate en retirada hasta que la muerte lo pone en la del rey y le da con la puerta en los hocicos—. O, por mejor decir, no hay vida ni muerte, sino que la muerte es el olvido de la vida, como la vida es el olvido de la muerte.

 

Encuentro a un niño, y le pregunto:

 

— ¿Adónde vas?

— ¡Voy a la vida! —me responde con ansia y curiosidad.

 

Encuentro a un anciano, y le pregunto:

 

—¿De dónde vienes?

— Vengo de la vida... —me contesta melancólicamente.

 

Recorro entonces (recorriendo estoy ahora) los años que median entre niño y anciano, diciéndome: « ¡Aquí debe de estar la vida!», y busco, y miro, y palpo, y encuentro que la vida es un centenar de pórticos que se suceden en forma de galería, y encima de los cuales se lee, en los cincuenta primeros: Mañana... mañana... MAÑANA..., y en los cincuenta últimos: AYER... AYER... AYER... — Me paro entre el último mañana y el primer ayer, y tiendo los brazos, y digo: «Este es el apogeo de la existencia. Aquí vienen o de aquí toman todos los peregrinos. ¡Veamos el objeto de tan penoso viaje! Ayer... esperaba: mañana... recordaré. «Por consiguiente, entre estos dos pórticos está la vida... Y me hallo solo conmigo mismo, abrazando contra mi corazón la sombra y el vacío, consumiendo un día cualquiera como el pasado y el futuro, esperando o recordando, pero nunca poseyendo... Y entonces no puedo menos de repetir aquel perpetuo aviso que un panadero puso a la puerta de su tienda: «Hoy no se fía; mañana sí.»

 

 

Para leer el cuento completo:

 

http://albalearning.com/audiolibros/alarcon/anuevo.html

 

--
Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo "Francia" de Grupos de Google.
Para cancelar la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a francia+unsubscribe@googlegroups.com.
Para publicar en este grupo, envía un correo electrónico a francia@googlegroups.com.
Visita este grupo en https://groups.google.com/group/francia.
Para acceder a más opciones, visita https://groups.google.com/d/optout.