Pages

domingo, 24 de julio de 2016

''Cenicienta'', Hermanos Grimm. Cuento

 

Un saludo de su amigo Sören Garza (hombre), desde México.

 

 

 

 

Cenicienta

Hermanos Grimm

 

 

 

 

Un hombre rico tenía a su mujer muy enferma, y cuando vio que se acercaba su fin, llamó a su hija única y le dijo:

 

—Querida hija, sé piadosa y buena, Dios te protegerá desde el cielo y yo no me apartaré de tu lado y te bendeciré.

 

Poco después cerró los ojos y espiró. La niña iba todos los días a llorar al sepulcro de su madre y continuó siendo siempre piadosa y buena. Llegó el invierno y la nieve cubrió el sepulcro con su blanco manto, llegó la primavera y el sol doró las flores del campo y el padre de la niña se casó de nuevo.

 

La esposa trajo dos niñas que tenían un rostro muy hermoso, pero un corazón muy duro y cruel; entonces comenzaron muy malos tiempos para la pobre huérfana.

 

—No queremos que esté ese pedazo de ganso sentada a nuestro lado, que gane el pan que coma, váyase a la cocina con la criada.

 

Le quitaron sus vestidos buenos, le pusieron una basquiña remendada y vieja y le dieron unos zuecos.

 

—¡Qué sucia está la orgullosa princesa! —decían riéndose, y la mandaron ir a la cocina: tenía que trabajar allí desde por la mañana hasta la noche, levantarse temprano, traer agua, encender lumbre, coser y lavar; sus hermanas le hacían además todo el daño posible, se burlaban de ella y le vertían la comida en la lumbre, de manera que tenía que bajarse a recogerla. Por la noche, cuando estaba cansada de tanto trabajar, no podía acostarse, pues no tenía cama, y la pasaba recostada al lado del fuego, y como siempre estaba llena de polvo y ceniza, le llamaban la Cenicienta.

 

Sucedió que su padre fue en una ocasión a una feria y preguntó a sus hijastras lo que querían que les trajese.

 

—Un bonito vestido —dijo la una.

—Una buena sortija, —añadió la segunda.

—Y tú, Cenicienta, ¿qué quieres? —le dijo.

—Padre, tráeme la primera rama que encuentres en el camino.

 

Compró a sus dos hijastras hermosos vestidos y sortijas adornadas de perlas y piedras preciosas, y a su regreso, al pasar por un bosque cubierto de verdor, tropezó con su sombrero en una rama de zarza, y la cortó. Cuando volvió a su casa dio a sus hijastras lo que le habían pedido y la rama a la Cenicienta, la cual se lo agradeció; corrió al sepulcro de su madre, plantó la rama en él y lloró tanto que, regada por sus lágrimas, no tardó la rama en crecer y convertirse en un hermoso árbol. La Cenicienta iba tres veces todos los días a ver el árbol, lloraba y oraba y siempre iba a descansar en él un pajarillo, y cuando sentía algún deseo, en el acto le concedía el pajarillo lo que deseaba.

 

Celebró por entonces el rey unas grandes fiestas, que debían durar tres días, e invitó a ellas a todas las jóvenes del país para que su hijo eligiera la que más le agradase por esposa. Cuando supieron las dos hermanastras que debían asistir a aquellas fiestas, llamaron a Cenicienta y le dijeron.

 

—Péinanos, límpianos los zapatos y ponles bien las hebillas, pues vamos a una boda al palacio del Rey.

 

Cenicienta las escuchó llorando, pues las hubiera acompañado con mucho gusto al baile, y suplicó a su madrastra que se lo permitiese.

 

—Cenicienta —le dijo—: estás llena de polvo y ceniza y ¿quieres ir a una boda? ¿No tienes vestidos ni zapatos y quieres bailar?

 

Pero como insistiese en sus súplicas, le dijo por último:

 

—Se ha caído un plato de lentejas en la ceniza, si las recoges antes de dos horas, vendrás con nosotras:

 

La joven salió al jardín por la puerta trasera y dijo:

 

—Tiernas palomas, amables tórtolas, pájaros del cielo, vengan todos y ayúdenme a recoger.

 

Las buenas en el puchero,

las malas en el caldero.

 

Entraron por la ventana de la cocina dos palomas blancas, y después dos tórtolas y por último comenzaron a revolotear alrededor del hogar todos los pájaros del cielo, que acabaron por bajarse a la ceniza, y las palomas picoteaban con sus piquitos diciendo pi, pi, y los restantes pájaros comenzaron también a decir pi, pi, y pusieron todos los granos buenos en el plato. Aún no había trascurrido una hora, y ya estaba todo concluido y se marcharon volando. Llevó entonces la niña llena de alegría el plato a su madrastra, creyendo que le permitiría ir a la boda, pero ésta le dijo:

 

—No, Cenicienta, no tienes vestido y no sabes bailar, se reirían de nosotras.

 

Mas viendo que lloraba, añadió:

 

—Si puedes recoger de entre la ceniza dos platos llenos de lentejas en una hora, irás con nosotras.

 

Creyendo en su interior que no podría hacerlo, vertió los dos platos de lentejas en la ceniza y se marchó, pero la joven salió entonces al jardín por la puerta trasera y volvió a decir:

 

—Tiernas palomas, amables tórtolas, pájaros del cielo, vengan todos y ayúdenme a recoger.

 

Las buenas en el puchero,

las malas en el caldero.

 

 

 

 Para ver el cuento completo:

 

http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/ale/grimm/la_cenicienta.htm

 

--
Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo "Francia" de Grupos de Google.
Para anular la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a francia+unsubscribe@googlegroups.com.
Para publicar en este grupo, envía un correo electrónico a francia@googlegroups.com.
Visita este grupo en https://groups.google.com/group/francia.
Para acceder a más opciones, visita https://groups.google.com/d/optout.

miércoles, 20 de julio de 2016

Red Flor de Lis / Invitacion Las Brujas de Hoy


 

Presentación del Libro:
"Las Brujas de Hoy"

 



Es grato invitarlos a la presentación del libro "Las Brujas de Hoy", de Ana Karina Sandoval, este domingo 24 de julio a las 7:00pm en la sala Ciro Alegría de la Feria Internacional del Libro. Parque Los Próceres, cuadra 17 de la Av. Salaverry, Jesús María. La presentación será comentada por el reconocido Dr. José Luis Pérez Albela.

 


Las mujeres se están empoderando: abren puertas, usan nuevos sentidos, son líderes mundiales y envían a la humanidad un nuevo mensaje. Las "brujas de hoy" son aquellas capaces de alinearse a su verdadera esencia y de usar la magia más poderosa que existe, la del Amor.

"Las brujas somos libres, no actuamos por reglas, sino por lo que nos dicta el corazón. Tomamos nuestras decisiones en base a la intuición y razón por igual. Elegimos a nuestras parejas y amamos con pasión desmedida. Vivimos el presente y confiamos en los que nos provee la naturaleza. Además de conectarnos con ella para sanar a los nuestros".

Ana Karina Sandoval ha escrito un libro —para hombres y mujeres, ya que la energía femenina creativa está en ambos sexos— con una vibración especial para estos tiempos, que fluye junto a la consciencia de miles de almas despertando en esta nueva era. Crear realidades, ser uno mismo, encontrar el sentido esencial del amor, son los temas que toca con una voz refrescante, que con cariño y humor nos va entregando sabios consejos para encontrar el equilibrio material-espiritual. Las brujas de hoy reivindica lo femenino para que esté en perfecto equilibrio con los masculino y así generar la alquimia perfecta con la que creamos realidades.


 


Red de la Flor de Lis - Derechos Reservados - http://www.redflordelis.com

Si no ves bien este correo, haz click aquí

Si no desea recibir más boletines, responder con el asunto: DESUSCRIBIR

 



--
Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo "Red de la Flor de Lis" de Grupos de Google.
Para anular la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a redflordelis+unsubscribe@googlegroups.com.
Para acceder a más opciones, visita https://groups.google.com/d/optout.

domingo, 17 de julio de 2016

''Cándido', Voltaire. Cuento

 

Un saludo de su amigo Sören Garza (hombre), desde México.

 

 

 

Cándido o el optimismo

Voltaire

 

 

 

 

Capítulo 1

Cándido es educado en un hermoso castillo, y es  expulsado de él.

 

 

 

 

Había en Westfalia, en el castillo del señor barón de Thunder-ten-tronckh, un joven a quien la naturaleza había dotado con las más excelsas virtudes. Su fisonomía descubría su alma. Le llamaban Cándido, tal vez porque en él se daban la rectitud de juicio junto a la espontaneidad de carácter. Los criados de mayor antigüedad de la casa sospechaban que era hijo de la hermana del señor barón y de un honrado hidalgo de la comarca, con el que la señorita nunca quiso casarse porque solamente había podido probar setenta y un grados en su árbol genealógico: el resto de su linaje había sido devastado por el tiempo.

 

El señor barón era uno de los más poderosos señores de Westfalia, porque su castillo tenía ventanas y una puerta y hasta el salón tenía un tapiz de adorno. Si era necesario, todos los perros del corral se convertían en una jauría, sus caballerizos, en ojeadores, y el cura del pueblo, en capellán mayor. Todos le llamaban Monseñor, y le  reían las gracias.

 

La señora baronesa, que pesaba alrededor de trescientas cincuenta libras, disfrutaba  por ello de un gran aprecio, y, como llevaba a cabo sus labores de anfitriona con tanta dignidad, aún era más respetable. Su hija Cunegunda, de diecisiete años de edad, era una muchacha de mejillas sonrosadas, lozana, rellenita, apetitosa. El hijo del barón era el vivo retrato de su padre.

 

El ayo Pangloss era el oráculo de aquella casa, y el pequeño Cándido atendía sus lecciones con toda la inocencia propia de su edad y de su carácter. Pangloss enseñaba metafísico-teólogo-cosmolonigología, demostrando brillantemente que no hay efecto sin causa y que el castillo de monseñor barón era el más majestuoso de todos los castillos, y la señora baronesa, la mejor de todas las baronesas posibles de este mundo, el mejor de todos los mundos posibles.

 

—Es evidente —decía— que las cosas no pueden ser de distinta manera a como son: si todo ha sido creado por un fin, necesariamente es para el mejor fin. Observen que las narices se han hecho para llevar gafas; por eso usamos gafas. Es patente que las piernas se han creado para ser calzadas, y por eso llevamos calzones. Las piedras han sido formadas para ser talladas y para construir con ellas castillos; por eso, como barón más importante de la provincia, monseñor tiene un castillo bellísimo; mientras que, como los cerdos han sido creados para ser comidos, comemos cerdo todo el año. Por consiguiente, todos aquéllos que han defendido que todo está bien han cometido un error: deberían haber dicho que todo es perfecto.

 

Cándido le escuchaba con atención, y se lo creía todo ingenuamente: y así, como encontraba extremadamente bella a la señorita Cunegunda, aunque nunca había osado decírselo, llegaba a la conclusión de que, después de la fortuna de haber nacido barón de Thunder-ten-tronckh, el segundo grado de felicidad era ser la señorita Cunegunda; el tercero, poderla ver todos los días; y el cuarto, ir a clase del maestro Pangloss, el mayor filósofo de la provincia, y por consiguiente de todo el mundo.

 

Un día en que Cunegunda paseaba cerca del castillo por un bosquecillo al que llamaban parque, vio, entre unos arbustos, que el doctor Pangloss estaba impartiendo una lección de física experimental a la doncella de su madre, una morenita muy guapa y muy dócil. Como la señorita Cunegunda tenía mucho gusto por las ciencias, observó sin rechistar los repetidos experimentos de los que fue testigo; vio con toda claridad la razón suficiente del doctor, los efectos y las causas, y regresó inquieta, pensativa y con el único deseo de ser sabia, ocurriéndosele que a lo mejor podría ser ella la razón suficiente del joven Cándido, y éste la razón suficiente de ella misma. Cuando volvía al castillo, se encontró con Cándido y se ruborizó, Cándido también se puso colorado, ella le saludó con voz entrecortada y Cándido le contestó sin saber muy bien lo que decía.

 

Al día siguiente, después de la cena, cuando se levantaban de la mesa, Cunegunda y Cándido se toparon detrás de un biombo; Cunegunda dejó caer el pañuelo al suelo y Cándido lo recogió; al entregárselo, ella le cogió inocentemente la mano; el joven a su vez besó inocentemente la mano de la joven con un ímpetu, una sensibilidad y una gracia tan especial que sus bocas se juntaron, los ojos ardieron, las rodillas temblaron y las manos se extraviaron. El señor barón de Thunder-ten-trockh acertó a pasar cerca del biombo, y, al ver aquella causa y aquel efecto, echó a Cándido del castillo a patadas en el trasero; Cunegunda se desmayó, pero, en cuanto volvió en sí, la señora baronesa la abofeteó; y sólo hubo aflicción en el más bello y más agradable de los castillos posibles.

 

 

Para descargar el libro completo:

 

http://www.gatovolador.net/res/Candido.pdf

 

--
Has recibido este mensaje porque estás suscrito al grupo "Francia" de Grupos de Google.
Para anular la suscripción a este grupo y dejar de recibir sus mensajes, envía un correo electrónico a francia+unsubscribe@googlegroups.com.
Para publicar en este grupo, envía un correo electrónico a francia@googlegroups.com.
Visita este grupo en https://groups.google.com/group/francia.
Para acceder a más opciones, visita https://groups.google.com/d/optout.